PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Foto Google

Escribir da grandes satisfacciones.
Sofía, una estudiante de quinto año del Colegio Godspell de Buenos Aires, por alguna razón encontró en Internet un escrito de mi autoría.
Poco después me envió un correo electrónico consultándome la posibilidad de realizarme algunas preguntas referidas a la locura y la genialidad, para un trabajo práctico que debía presentar en su Institución.
Alegre y sorprendido por su propuesta, le respondí que con todo gusto accedería.
Sé que le ha ido bien y, autorizado por ella, quiero presentar el material que resultó de este inesperado intercambio.


¿Qué es para usted la genialidad?

La genialidad es definida como esa capacidad intelectual extraordinaria que presentan algunos individuos por la que sobresalen en su actividad muy por encima del resto.
Efectivamente, esas personas existen.
Pero me pregunto: ¿Es la genialidad un hecho excepcional tal como lo definimos o se trata de una realidad común a un alto porcentaje de la humanidad pero no alcanzada por todos debido a factores externos (económicos, culturales, religiosos, etc.)?
Expuesto de otro modo: ¿Qué pasaría si la mayoría de las personas en lugar de estar inclinadas a la comodidad lo estuvieran al esfuerzo intelectual?
La capacidad intelectual de los niños mal alimentados es profundamente inferior a la de aquellos que reciben la dieta adecuada junto a los cuidados médicos propicios para cada edad.
Es más, los niños subalimentados pueden sufrir daño neuronal irremediable. Jamás podrán pensar como tú o yo. Nunca podrá saberse si hubieran sido genios.
Por eso, la genialidad no me parece en sí, un suceso excepcional, un prodigio. Lo es porque no todo el mundo es entrenado en ello.
Cada día queda más demostrado, incluso hay escuelas especializadas al respecto, que se trata de un proceso de desarrollo intelectual que acontecería con frecuencia en cualquier ser humano si recibiera la alimentación, preparación académica y sustentación económica adecuadas.
En mi ensayo "Cuestiones relativas a la altura del ser", abordo este tema.



¿Quién o qué determina si una persona es genio o no?

Considero que se trata de una cuestión en la que se mezclan la suerte, la posición económica y la mercadotecnia (marketing).
Quizá también lo político.
Sobre este último punto puede ser de interés tener presente la entrega de los conocidos premios Nobel a los cuales se les atribuye en muchos casos (en particular el de la Paz y el de Literatura) ser fruto de una determinación de carácter político.
Por lo demás, podemos apreciar como la publicidad ayuda a la formación de "estrellas"; como el dinero permite acceder a estudios y materiales imprescindibles a la hora de desarrollar el propio talento; o como un golpe de suerte (esto es encontrarse en el lugar indicado en el momento preciso) puede transformar la vida de una persona elevándola a una posición insospechada.
Creo que viene a cuento citar un párrafo de mi trabajo "El escritor en el Nuevo Milenio –I-" donde hablando sobre la Internet propongo: "Imaginemos a Gustavo Adolfo Bécquer y Rubén Darío, vivos hoy, publicando sus obras en portales literarios como muchos de nosotros. Olvidemos que se trata de ellos. Súmale tus poemas y los de aquel o este desconocido. ¿Qué dirían los lectores?. ¿Pudiera verse afectado su posible celebridad sobre la base de la aceptación o no de los ciber-lectores?".
Y en "El escritor en el Nuevo Milenio –II-" en respuesta a ello digo: "Esta cuestión no encierra un desconocimiento sobre la calidad de sus trabajos literarios. Refleja simplemente el hecho que, en la realidad actual, bajo igualdad de condiciones, dos personas universalmente reconocidas como celebridades literarias, actuando de forma anónima, podrían no trascender. En realidad, en lo personal, estoy seguro que sería así.
... descubrir Internet, cosa que yo evitaba, por ignorancia, por prejuicio, me hizo saber que existen miles o al menos cientos de excelentes escritores en este planeta; también miles o cientos de maravillosos pensadores que expresan sus ideas con sencillez y precisión".
Indudablemente, pienso que hay muchas circunstancias que determinan la etiqueta de "genio". Pero son arbitrarias.


¿Cree usted que la genialidad va siempre de la mano con la locura o por lo menos en algunos casos? ¿Por qué?

Como queda dicho la genialidad no me parece en sí, un suceso excepcional, un prodigio. Lo es porque no todo el mundo es entrenado en ello... acontecería con frecuencia en cualquier ser humano si recibiera la alimentación, preparación académica y sustentación económica adecuadas.
Por lo tanto, por tratarse de algo que no implica ninguna constitución particular de nuestro cerebro, tampoco me parece necesario asociarlo a la demencia.
Pensemos en la locura de Vincent van Gogh o de Friedrich Nietzsche, ¿Por qué vincularlas con su capacidad creativa? ¿No estarán más asociadas a su carácter para el primero y a la sífilis para el segundo?
De todos modos esto nos plantea otro tema ¿Qué es la locura?
Propongo la lectura de tres breves escritos: Surrealismo y Psiquiatría (André Bretón), Sexualidad y soledad (Michel Foucault) y Carta a los médicos directores de manicomios (Antonin Artaud).
Para concluir sobre el vínculo genialidad y locura, considero que se trata más de un mito que de una realidad. Quizá una justificación útil para aquellos que no tienen ganas de darle duro a la exploración y explotación de sus propias habilidades.


¿Cree que en la actualidad existen más genios que antes? Si cree que no, ¿A qué se debe? Y si cree que sí, ¿se debe a la mala concepción del término?

Definitivamente, sí.
Todos los días vemos desfilar en los noticieros genios anónimos en los campos científicos y artísticos por ejemplo.
En particular las ciencias, que tuvieron un avance tan significativo, son una muestra de que el intelecto humano, sin censura, provisto de información fidedigna y con un esfuerzo consecuente, logra lo insospechado.
Genio siempre fue tomado como algo prodigioso: nunca debió ser así.


¿Se puede adquirir la genialidad siendo un hombre "ordinario"? ¿O se nace con ella?

No existen hombres "ordinarios", existen "hombres y mujeres" que si gozaran de igualdad de condiciones y oportunidades "serían como dioses" como dijo Chejov.
No se nace. Se hace.


¿Cree que la genialidad es una característica positiva en todos los sentidos? ¿O podría llegar a ser una "carga"?

Siempre es algo positivo. Es la persona desarrollando su capacidad creativa en el campo que eligió.
Sólo si se forzara una actividad no deseada sería carga.
Imaginemos a niños separados desde pequeños de sus familias para ser "capacitados" en funciones determinadas por el estado.
Sería una catástrofe para el individuo.
Pero el desarrollo intelectual al máximo, en un marco de libertad y respeto, no es carga para nadie.

Daniel Adrián Madeiro
Copyright © Daniel Adrián Madeiro.
Todos los derechos reservados para el autor.

No hay comentarios.: