FÚTBOL

Foto Google

Al mayor amante del fútbol que conozco,
mi hijo, Damián


En una cancha inmensa, de pastos siempre verdes,
veintidós se preparan para la competencia
y tiñen de colores al monótono césped
con sus vivas casacas. La pelota está quieta.

Un juez serio, de negro, en el centro del campo,
mira a los jugadores y a sus dos asistentes,
sincroniza relojes, pita fuerte el silbato.
En las tribunas cantan. La pelota se mueve.

Del medio campo parte un pase al área chica,
recibe el delantero que queda frente al arco,
sus nervios lo traicionan; el arco se le achica;
patea y la pelota va sobre el travesaño.

Las hinchadas disputan la primacía en cantos.
En la cancha se suda, se corre y gambetea;
los rivales se esfuerzan por conquistar un tanto;
un cuatro traba a un nueve. La pelota va afuera.

Mas tras la tensa espera la algarabía explota,
el balón cayó exacto sobre el virtuoso pie
que hace gritar el gol, porque ya la pelota
evadió los tres palos y se estrelló en la red.

Daniel Adrián Madeiro
Copyright © Daniel Adrián Madeiro.
Todos los derechos reservados para el autor.

2 comentarios:

Francisco Bernabé Roca dijo...

Hoy, que se juega la final de la Eurocopa entre Alemania y España, he creado en mi blog, un enlace con este poema. Un saludo:

pacobernaberoca.blogspot.com

Francisco Bernabé Roca dijo...

Enlace citato:

http://pacobernaberoca.blogspot.com/2008/06/futbol-daniel-adrian-madeiro.html